Albóndigas en Salsa

  • Albóndigas en Salsa

  • Albóndigas con Tomate

  • Albóndigas en Salsa
    de Almendras

  • Albóndigas de Choco

  • Albóndigas Thermomix


  • "Albóndigas en Salsa"

    Albóndigas en Salsa



    A continuación te explicamos paso a paso como preparar unas ricas albóndigas en salsa, una de las formas más tradicionales de preparar una de las más típicas recetas de nuestra gastronomía.

    Ingredientes:

    - 500 gramos de carne picada mixta
    - Un diente de ajo
    - Un huevo grande
    - Un par de rebanadas de pan de molde
    - Leche
    - Perejil
    - Sal
    - Pimienta molida
    - Pan rallado
    - Aceite de oliva virgen

    Ingredientes para la salsa:

    - Aceite de oliva virgen, del que usamos para freír las albóndigas
    - Una cebolla grande
    - 100 ml de vino blanco
    - Una cucharada de harina
    - Un par de hojas de laurel
    - Una pastilla de caldo de carne


    
    Preparación:

    Lo primero que haremos será preparar las albóndigas, para lo que echamos la carne ya picada en un recipiente grande. Podemos emplear la carne picada que más nos gusten, en este caso vamos a utilizar una mezcla de car de cerdo y de ternera, que queda muy jugosa y sabrosa. Como siempre la compramos en la carnicería de confianza, ya que así podemos elegir la carne que queremos que nos piquen y nos aseguramos que lo que empleamos es 100% carne picada, ya que las que venden ya envasadas en bandeja no tienen la misma calidad, puesto que no sólo tiene carne y no conocemos la calidad de la misma.

    A la carne picada le añadimos sal y pimienta al gusto, un huevo, las dos rebanadas de pan de molde mojadas en leche y escurridas, o bien un buen trozo de pan del día anterior, un diente de ajo pelado y bien picado, y también perejil picado. Una vez hayamos añadido todos estos ingredientes, vamos a ir amasando los mismos con las manos bien limpias, para mezclarlos bien y que nos quede una masa homogénea y dónde todos los ingredientes queden bien repartidos.

    La masa debe tener suficiente consistencia para hacer las albóndigas, por lo que podemos agregar si lo necesitamos un poco más de pan más o menos humedecido en leche, hasta darle la textura adecuada a la masa. Una vez tengamos ya preparada la masa para nuestras albóndigas, es recomendable dejarla reposar varias horas en la nevera, para que se compacte bien y se mezclen los sabores, aunque si no tienes tiempo, no es imprescindible hacerlo, pero si puedes, déjalas unas horitas en el frigorífico.

    Y cuando vayamos a preparar ya las albóndigas, con una cuchara vamos a ir cogiendo las porciones de la masa necesarias para hacer las bolas de masa, y con las manos le iremos dando la típica forma de las albóndigas, apretando y compactando bien la masa para que queden las bolas bien prensadas y no se abran. Las hacemos de un tamaño no muy grande ni demasiado pequeño, ya que si les damos un tamaño demasiado grande pueden quedar poco hechas por dentro, y si las hacemos muy pequeñas van a quedar posiblemente demasiado fritas, y nos interesa que por dentro queden más bien jugosas.

    Una vez acabemos de hacerlas, las pasamos por harina, mejor si es harina para freír, de forma que queden bien cubiertas, y después las freímos en una sartén con abundante aceite de oliva virgen bien caliente. A medida que vayamos friendo las albóndigas, las iremos sacando una vez estén bien fritas por todos lados, y las dejamos escurrir sobre sobre papel absorbente o papel de servilleta. Y pasamos ya a preparar la salsa con la que las vamos a acompañar, que en este caso será una salsa blanca, sencilla de preparar pero que queda muy sabrosa y acompaña perfectamente a las albóndigas.

    La salsa la vamos a preparar pelando y picando la cebolla lo más fino que podamos, y la vamos a sofreír en una sartén con un poco del aceite que empleamos para freír las albóndigas. Mantenemos a fuego suave hasta que la cebolla comience a pocharse, entonces agregamos el laurel y esperamos que la cebolla acabe de dorarse, pero sin que llegue a quemarse, para verter el vino blanco y la pastilla de caldo de carne disuelta en un vaso de agua templada o caliente, y lo cocinamos todo unos 10 minutos a fuego medio, para que se evapore el alcohol del vino.

    Pasado ese tiempo vamos a triturar la salsa, sacando antes las hojas de laurel, para que nos quede una salsa más fina y sin trozos, lo que podemos hacer con una batidora o un pasapurés. Una vez hecho la volvemos a echar la salsa en la sartén, agregamos las albóndigas fritas, y dejamos unos 10-15 minutos a fuego suave y removiendo de vez en cuando, para que se acabe de cocinar todo a la vez, y así las albóndigas tome todo el sabor de la salsa. Y una vez acabemos este paso, ya podemos servir las albóndigas en salsa, siempre en caliente, y verás que ricas te quedan.